Columna

“Alto a la calumnia”

…Los derechos humanos son la expresión jurídica de la dignidad inherente de la persona, dignidad anterior y superior al derecho positivo. Su respeto y garantía constituyen requisitos para el desarrollo integral de los individuos, de las personas, para la justicia en la sociedad, para la paz entre los ciudadanos y para la construcción de una verdadera democracia.
Carlos María Abascal Carranza

Por: Rafael Micalco
La calumnia y la difamación debe ser algo erradicado de la sociedad, la comunicación y el debate público debe estar siempre en un marco de veracidad. De ello deben dar muestra los gobiernos quienes tienen acceso a los medios de comunicación casi todos los días.
Hoy en día los titulares del poder ejecutivo a nivel federal y local discursivamente construyen una realidad mediática para sus seguidores sobre una trama entre buenos y malos, entre villanos y héroes, no importando la veracidad de sus dichos, cayendo por tanto en excesos al clasificar a sus adversarios políticos.
La calumnia y la difamación, nada tienen que ver con la libertad de expresión y esta nos pertenece a todos, pues como todos sabemos toda libertad conlleva responsabilidades y tiene límites. Y es en ese sentido de los límites, que hemos iniciado el estudio y presentar la iniciativa que adiciona en el capítulo décimo séptimo del Código Penal para el Estado libre y soberano de Puebla, los delitos de difamación y calumnia.
Es de observarse que cuando la calumnia viene del poder federal y estatal y sobre todo hacia mujeres, sus efectos nocivos son mayores pues vemos cómo retrocedemos cuando escuchamos de un gobernante que ante los medios imputa hechos o delitos para descredito público de sus adversarios. Tal fue el caso del gobierno estatal en turno, al cual recibió de la Comisión Nacional de Derechos Humanos una recomendación para ofrecer disculpas e indemnizar a un ciudadano por declaraciones calumniosas, lamentablemente el exhorto fue ignorado.
Es por ello que, dada esta regresión evidente de los gobierno federal y estatal en término del respeto a los derechos humanos, es necesario hacer el análisis para valorar regresar la tipificación de la calumnia y la difamación dentro del Código atendiendo precisamente a ese retroceso.
Soy un convencido de la libertad de expresión, reconozco a las y los periodistas que hacen un trabajo impecable y su esfuerzo diario de comunicar a la ciudadanía, de representar sus demandas y muchas ocasiones ser verdaderos contrapesos del poder, reconozco su labor y sé también que su labor ha sido muy castigada en el país, es grave y alarmante la cantidad de miembros del elevando número de periodistas asesinados en el país en lo que va de este sexenio, además de los ataques públicos del poder federal. Y convencido estoy de ello, que al seno del comité de adquisiciones del Congreso solicité que se quedaran los que ya tienen convenio, pero se hiciera el esfuerzo por incluir a más medios que tienen capacidad, profesionalismo y veracidad en su labor.
También es lamentable que existan algunas plumas editoriales (que son las menos) que se dedican a calumniar por órdenes del poder en turno, quienes se prestan a los favores de los poderosos para calumniar a sus adversarios.
Desde la ley, es necesario poner un freno a quienes se sumen como poseedores de la verdad y polarizan a la sociedad, condenando a quienes piensan distinto a ellos o a sus intereses.
Es en el Congreso del Estado donde todas las fuerzas políticas se encuentran representadas, donde se discute entre iguales y se actúa en beneficio de la sociedad, es por ello, que espero que la modificación tenga eco, se enriquezca y se apruebe y construyamos un marco legal fuerte que armonice la convivencia social.
Legislar en esta materia no es fácil, es polémico, se presta a que algunos actores se manifiesten a favor y otros en contra, lo quieran sentir un ataque o por consigna se opongan, sin embargo, es de sociedades democráticas fuertes contar con leyes que delimiten y regulen al poder para evitar caer en los excesos, con la reacción de la mayoría legislativa a la presentación de la iniciativa a la que me he referido, veremos qué tan cerca o lejos nos encontramos de legisladores independientes del poder ejecutivo y maduramente centrados en el poder legislativo, al tiempo.
Facebook: Rafael Micalco Méndez
Twitter: @rafamicalco
Instagram: Rafael.micalco

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like