Columna

¡Por fin empiezan a pensar como nosotros!

Por: Nacho Sarmiento

Hoy en día, uno de los términos que con mayor frecuencia invocan los políticos mexicanos al pronunciar sus discursos, es el de participación ciudadana; hablan de su importancia y de su necesidad para la profundización de la democracia en nuestro país. 

Se entiende la participación ciudadana como el proceso a través del cual los ciudadanos, que no ostentan cargos ni funciones públicas, buscan compartir en algún grado las decisiones sobre los asuntos que les afectan con los actores gubernamentales e incidir en ellas. Es decir, el concepto de “participación ciudadana” incluye cualquier forma de acción colectiva, de reivindicación o de respuesta a las convocatorias formuladas desde el gobierno para incidir en las decisiones de política pública. Es decir, la participación ciudadana implica voluntad de incidencia.

La sindicatura municipal de Texmelucan informó que con la finalidad de generar un gobierno cercano a la población,  estará conformando al menos 12 nuevos Consejos Ciudadanos,  incluidos el de la feria patronal, que se celebra en el mes de noviembre, Horacio Cano, síndico municipal, resalto que estos comités tendrás participación en acciones de gobierno.

El representante  legal del ayuntamiento, aludió que la participación de la población en estos Consejos será de gran ayuda para el municipio, pues reconoció que en los años anteriores no había existido una buena comunicación entre las autoridades y la ciudadanía.

Amigo lector, como lo mencione en la intervención de la semana pasada, es importante mantener una estrecha relación entre ciudadanos y esfera gubernamental, lo indicábamos en el asunto de la polémica área de tránsito municipal, pues no se puede solo manejar discurso académico y hasta banal, que dicho sea de paso nos llama la atención que después de 3 años, hasta el día de hoy los servidores públicos ya “empezaran a pensar como ciudadanos” frases del síndico municipal en su discurso, que no queremos ser mal pensados pero si nos surge la pregunta ¿cómo perciben los servidores de primer rango del Ayuntamiento realmente al ciudadano texmeluquense?

Por otro lado ¡en hora buena por los comités!, esperamos que puedan trabajar realmente de la mano del gobierno municipal, y que de forma tangible si sean tomadas en cuenta  sus observaciones, pues triste seria que al final se conviertan en los escudos para poder justificar acciones o procederes equívocos de una hegemonía política dentro del ayuntamiento, démosles el voto de confianza, recuerden que al igual que nosotros sus familias también viven en este hermoso municipio.

Como comités deben de medir la sensación del ciudadano frente a condiciones de seguridad o inseguridad, necesidades básicas en Texmelucan, tanto desde el punto de vista emocional (miedo, rabia, ansiedad, etc.), como institucional (desconocimiento, desconfianza, incertidumbre, etc.), todo enmarcado en la vida diaria de nuestro municipio.

Por último, para que la participación ciudadana pueda existir en una democracia es necesario que la sociedad confíe en las instituciones políticas. Deben tener la esperanza o la firme seguridad de que van a actuar y funcionar de acuerdo a lo que se les ha encomendado: velar por el bienestar general. Cuando no hay confianza, es porque las instituciones no están realizando sus funciones correctamente o porque la población percibe que están trabajando para favorecer un sector específico. Si no hay confianza, es casi seguro que los ciudadanos van a evitar lo más posible involucrarse con ellas. Por eso, si una democracia quiere impulsar la participación ciudadana, debe asegurar la credibilidad de sus instituciones. ¿La tenemos en este momento?

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like