Columna

2022: crisis laboral y económica

Adrián Salazar 

De acuerdo con datos oficiales, en enero de este año se registró la cifra más alta de las últimas dos décadas, respecto a la creación de empleos formales en México, medida por los afiliados al IMSS, al contabilizar 142 mil 271 plazas. Con esto, el número de trabajadores se ubicó en 20 millones 762 mil; indicadores de la Presidencia de la República precisan que el avance durante el primer mes de este año fue 196.9% mayor al registrado en el mismo mes del año pasado (47 mil 919 fuentes laborales).

    Aunque a primera vista se trata de un excelente dato que indicaría la pronta superación de la crisis económica, la realidad no es así. El crecimiento es cualitativo, pero no así cuantitativo. En la realidad vemos que las condiciones laborales son peores a las existentes antes de la contingencia sanitaria, sin tomar en cuenta que los grandes capitales siempre buscan la mayor ganancia posible con la menor inversión necesaria, a costa de las condiciones laborales de la clase trabajadora, quien siempre termina pagando los platos rotos.

    De acuerdo con especialistas, este incremento de empleos registrado en el primer mes del año resulta insuficiente para resarcir los 313 mil empleos registrados en diciembre. Pero no sólo eso, sino que avizoran un panorama poco alentador por un inminente estancamiento del empleo formal en el país.

    Una encuesta aplicada por el Banco de México (Banxico) a 38 especialistas del sector privado, arrojó que posiblemente la economía mexica vaya a crear 460 mil puestos formales en 2022 y 400 mil en 2023. Casi la mitad de los 846 mil nuevos puestos reportados por el IMSS en 2021, cuando se dio el rebote económico tras la crisis del 2020, es decir, durante este año que apenas comienza y durante el siguiente, la recuperación de empleos seguirá siendo lenta e insuficiente para cubrir la nueva demanda de trabajos y compensar los que se dejaron de crear para los jóvenes, cuya cifra ronda entre los 800 mil y 1.1 millones de plazas. 

Entre los principales argumentos que esgrime la IP destacan que hay menos incentivos para que empresas sigan contratando trabajadores, sobre todo las pequeñas, “que son responsables de la mayor oferta laboral”. El estancamiento del empleo de debe al menor crecimiento económico y a la incertidumbre por la pandemia, pero también a la poca inversión, problemas de inseguridad y a la falta de certeza jurídica, opinan.

    Al mismo tiempo advierten de la precarización del empleo y la informalidad, pues dos de cada tres trabajos generados en 2021 no contaron con acceso a servicios de salud ni a las prestaciones que marca la ley, de acuerdo con el Inegi; muestra de ello es que los incrementos del salario mínimo ayudaron a las clases económicas menos favorecidas, pero no al grueso de los trabajadores formales. Los problemas estructurales en la economía mexicana persisten, en consecuencia, durante este la generación de empleos se va a estancar.

    De acuerdo con Axel Eduardo González, investigador de México ¿Cómo vamos?, “la precariedad laboral que se ha observado históricamente en el país prevalecerá, debido a que no existen políticas públicas que busquen hacer una reconfiguración significativa del empleo formal”, Aunque se puede especular sobre el efecto rebote de la encomia, lo cierto es que este ya se ha agotado. 

Por su parte, José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), el actual y más importante reto que tiene el mercado laboral es detener la precarización, la informalidad, mejorar condiciones críticas de ocupación y asegurar que los trabajadores tengan las prestaciones adecuadas, eso implica un clima de negocios que le permita a las empresas poder cumplirlo y estimular mayor inversión, lo cual no existe en nuestro país, por el contrario, luego de 23 meses de haber iniciado el confinamiento por covid-19, el mercado laboral en México continua con señales de debilidad y las condiciones generales han empeorado.

Existen, de acuerdo a los especialistas en la materia, cuatro rasgos fundamentales que impactan de manera negativa en la reactivación del mercado laboral. 1) La acelerada recuperación en los niveles de informalidad laboral que abarca el 56.5% de la población ocupada, tasa similar al nivel pre-pandemia. 2) Los niveles de subocupación han venido descendiendo de manera marginal, pero que continúan tres puntos porcentuales por arriba del nivel de diciembre de 2019. 3) Altos niveles de desempleo: el año pasado cerró con el 4%, mientras que los dos años previos se registró una cifra menor de 3.2 por ciento. 4) Una recuperación de empleo con condiciones críticas de ocupación, donde prácticamente la cuarta parte (24.3%) de los ocupados se clasifican en esta condición. 

Al corte de diciembre del 2021 se registraron 56.9 millones de trabajadores activos, de ellos, más de la mitad (33.9 millones) con salarios que no rebasan los 4,300 pesos mensuales, es decir, sus ingresos no corresponden con sus jornadas laborales; cerca de 16.1 millones trabajan más de 48 horas por semana, esto es incluso mayor al límite establecido en las leyes mexicanas. Existe un nivel elevado de la Tasa de Condiciones Críticas de la Ocupación, que refleja una combinación insatisfactoria entre el nivel de ingresos laborales y el tiempo trabajado. El 24.3% de los trabajadores del país están en esta situación.

Analistas de BBVA alertaron que los riesgos latentes sobre el mercado de trabajo siguen siendo la pandemia y sus variantes que continúan incidiendo negativamente en la actividad económica, a esto se suma la poca inversión, problemas de inseguridad y falta de certidumbre jurídica. 

Como vemos, la administración federal ha dejado de lado un plan específico para revertir los factores negativos de la pandemia, entre otros, en materia económica, lo que ha perjudicado a millones de familias que aún carecen de una fuente de ingresos económicos segura para poder atender sus necesidades. Hace falta virar el rumbo que lleva el país, y aún faltan tres años de este gobierno. 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like