ALERTA: Si tu pareja gusta de revisar tus conversaciones en tu celular, esta columna es para ti.

En días recientes, se registró una de las migraciones digitales más grandes de la historia, como nunca antes visto.

Ante el fuerte rumor de que el FBI, la KGB, la Interpol, James Bond y hasta el escuadrón de la patrulla roja nos estarían vigilando a través de WhatsApp, millones de personas decidieron descargar Telegram, un sistema de mensajería que, si bien no es nuevo, garantiza la seguridad de nuestros datos y conversaciones.

Los nuevos e impositivos términos impuestos de manera sutil a los usuarios de WhatsApp provocaron que en tan sólo 72 horas, 25 millones de personas descargaran Telegram, con lo que este sistema de mensajería superó los 500 millones de usuarios activos.

Sin embargo, la alegría terminó muy pronto para algunos usuarios al descubrir algunas de las características de Telegram. Para empezar, Telegram NO ENTRA en los planes de datos de las compañías que actualmente operan en México. Además, Telegram no reduce la calidad de los archivos que envías, por lo que el consumo será mayor. Esto puede ser una buena noticia para quienes gustan de mandar archivos en alta calidad sin que ésta se vea afectada.

Por otro lado, la plataforma ofrece la posibilidad de que los mensajes sean absolutamente secretos. Y es que puedes activar ‘chats secretos’ con tus contactos, y por si esto fuera poco, también puedes programar su ‘autodestrucción’. No más metiches en tus conversaciones. ¡Qué maravilla!

Cuando digo que Telegram es el archienemigo de los tóxicos, es en serio. Tal parece que los programadores pusieron mucho énfasis en mantener la secrecía en las conversaciones, puesto que la aplicación puede adecuarse para que se te notifique cuando alguien realice capturas de pantalla de tu conversación. O sea, nunca más serás la comidilla de las amigas de tu novia gracias a los screenshots que comparte cada vez que se pelean.

Una herramienta adicional son los mensajes programados, especialmente útiles para mandarle un mensaje a tu abuelita recordándole que le toca la pastilla de las siete, o para desear un feliz cumpleaños a tu mejor amigo a primera hora.

Más allá del uso que desees darle, se trata de funciones distintas y funcionales que le da una ventaja sobre su competidor. Todo esto evidencia que la forma de comunicarse ha cambiado gracias a la exigencia de los usuarios, quienes mandan a los gigantes tecnológicos un mensaje claro: la privacidad de los datos no es negociable.

Es así que hoy por hoy, Telegram se ha convertido en la némesis de los tóxicos… y en un aliado para todos aquellos que buscan conversar tranquilamente y de la manera más privada.

Gracias de nada.

Share article:

Permalink:

Add your widget here