Junto con empresarios, colegios de profesionistas y hasta clubes sociales buscan frenar los excesos de la alcaldesa, así como exigirle transparencia y planeación en sus obras.


Columna Cuitlatlán de Fermín Alejandro García/La Jornada de Oriente


San Martín Texmelucan, Pue.- De manera inédita en San Martín Texmelucan 33 organizaciones de comerciantes formales e informales, fijos y semifijos, junto con empresarios, colegios de profesionistas y hasta clubes sociales, han logrado un acuerdo y han formado un movimiento que, entre otros objetivos, se propone frenar los excesos de la edil de esta ciudad Norma Layón Aarún, así como exigirle transparencia y planeación en sus proyectos de obras y servicios públicos.

Siendo San Martín Texmelucan una ciudad con un alto desarrollo comercial –que tan solo en el tianguis semanal reúne a unos 17 mil vendedores– nunca se había logrado unificar en un solo frente a todas las agrupaciones de mercaderes, que se han reunido en torno a la urgente necesidad de encontrar alternativas que frenen la violencia y la anarquía urbana que domina en esta metrópoli.

Esto fue posible debido a que la edil Norma Layón fue el factor de cohesión, ya que todos se han unido en su contra, pues están cansados del errático gobierno que encabeza, en el cual priva el desorden, la improvisación y que únicamente se le apuesta a la realización de negocios particulares –con el uso de los recursos del erario– y a no atender los problemas sociales del municipio.

Hasta ahora solamente en dos ocasiones se han unido de esa manera las agrupaciones de comerciantes. En ambos casos, siempre motivados por los abusos de presidentes municipales.

La primera vez ocurrió en 2010 cuando el municipio era gobernado por Noé Peñaloza Hernández, quien llegó al cargo bajo las siglas del Panal, y su falta de control del ayuntamiento provocó una espiral de violencia en torno al tianguis semanal, que es uno de los más grandes de América Latina. Eso llevó a que la mayoría de las organizaciones gremiales exigieran el Congreso su destitución.

En aquella ocasión se estima que se unieron dos terceras partes de las agrupaciones de comerciantes y profesionistas.

Ahora, por segunda vez, se ha formado un frente de esa naturaleza, sólo que con la peculiaridad de que se han sumado todas las organizaciones de comerciantes que van desde las que están afiliadas a cámaras empresariales, hasta los locatarios de mercados, vendedores informales y dueños de locales semifijos.

Es un frente de 33 organizaciones, que tiene una dirigencia colectiva de 7 integrantes y que hará pública su aparición el próximo domingo, para que posteriormente el día 19 de este mes, se realice una asamblea general en la que por lo menos se espera la participación de unos 5 mil comerciantes de la región.

Lo interesante y trascendente de este frente, es que muchos de los participantes son seguidores del movimiento lopezobradorista, pero esa circunstancia no ha evitado que se tenga un fuerte desconcierto por la gestión de la edil Norma Layón, quien en 2018 ganó los comicios bajo las siglas de Morena.

En un documento que han elaborado los participantes denuncian que, en los 16 meses que van de gestión municipal, es recurrente percatarse que todos los proyectos que emprende Norma Layón siempre carecen de trabajos de planeación, se desconocen los reglamentos municipales, no hay transparencia ni información suficiente. Que todas las decisiones se asumen de manera improvisada.

Por esa razón consideran que los problemas del municipio se le deben plantear, de ahora en adelante, al gobierno del estado, y ya no hacer partícipe a la administración de Norma Layón, que no sabe cómo atender la complejidad de los problemas de la ciudad.

Algunas de las demandas que se ha planteado el frente son las siguientes:

Frenar el proyecto del ayuntamiento de construir un segundo piso del Mercado Domingo Arenas, donde pretende abrir 800 nuevos locales, ya que hasta ahora no se ha consultado a los comerciantes de ese centro de abasto, no se tienen planes de la obra y no hay transparencia en las intenciones del gobierno locales.

Ha trascendido que el principal inversionista podría ser Noé Peñaloza, dueño de una poderosa empresa de cerámica, pero de triste memoria para el grueso de la ciudadanía que sufrió su desgobierno y hundió a San Martín Texmelucan en una crisis de violencia.

También se estaría exigiendo que el gobierno de Norma Layón de marcha atrás de privatizar el mercado en cuestión y el servicio de agua potable.

En ese sentido, le van a exigir que reinstale a Raymundo Martínez Montes como director del Sistema Operador del Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de San Martín Texmelucan, quien fue despedido por Norma Layón bajo el argumento de que había malversado 5 millones de fondos públicos. Sin embargo, un juez federal amparó al servidor público al descubrir que nunca hubo pruebas en su contra. Esa sentencia fue ratificada por un tribunal colegiado, pero el ayuntamiento se resiste a acatar el fallo que le ordena regresar a su puesto a dicho personaje.

Share article:

Permalink:

Add your widget here