Entre Periodistas

Por Andrés A. Solis*

En 2006, luego de las elecciones presidenciales, Andrés Manuel López Obrador, entonces candidato del la alianza integrada por los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Convergencia (hoy Movimiento Ciudadano), llamó a quienes votaron por él a instalarse en un plantón permanente sobre camellones de la avenida Paseo de la Reforma.

Aquel plantón duró varias semanas y ocasionó el enojo de quienes apoyaron al candidato ganador y a la postre presidente de la república, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa.

Pero también causó el malestar de decenas de personas que vivían y trabajaban en las colonias Cuauhtémoc, Juárez y otras aledañas a la zona del plantón. Se quejaron del caos vial que ocasionaban, del ruido, de la basura y llegaban a denunciar que las decenas de tiendas de campaña y carpas estaban la mayor parte del tiempo vacías y que nunca estuvo allí el candidato perdedor.

Pasaron 14 años y la escena es más o menos similar.

Algunas tiendas de campaña han sido instaladas sobre la Avenida Juárez, en las inmediaciones del Palacio de las Bellas Artes en la colonia Centro, para exigir la renuncia de Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República.

Son personas que dicen militar en el autodenominado frente nacional anti AMLO, el famoso Frenaa.

Este plantón ha causado el malestar de quienes siguen del lado del hoy presidente y ya se quejan del ruido, de la basura y de que hay tiendas vacías. O sea, lo mismo, pero desde el otro lado.

Lo que hay que destacar es que en el 2006 el PRD gobernaba la Ciudad de México. Alejandro Encinas Rodríguez, hoy subsecretario de Gobernación, era el jefe de Gobierno sustituto (sustituyó precisamente a Lopez Obrador) y luego le entregó el poder a Marcelo Ebrard Casaubón, hoy secretario de relaciones exteriores.

Ese gobierno del PRD no impidió en 2006 el plantón sobre el Paseo de la Reforma. En 2020 el gobierno de la Ciudad de México, emanado del mismo partido del Presidente, no permitió que la manifestación llegara a la Plaza de la Constitución para instalar allí su plantón y con el bloqueo de la policía es que las tiendas de campaña se quedaron sobre la Avenida Juárez.

Esos son los hechos de dos momentos distintos, pero con intenciones más o menos similares.

Y es aquí donde el papel de periodistas y medios de información deben poner su atención.

La nota está en la narración precisa de los hechos, en lo que se puede documentar con datos, como por ejemplo; este plantón de Frenaa es muy pequeño comparado con el megaplantón pro AMLO de 2006.

La labor de periodistas es contar lo que pueden atestiguar y demostrar acudiendo a reportear en el lugar del plantón, en la recopilación de evidencias físicas y no sólo algunos testimonios.

La narrativa de este plantón anti AMLO no está en las opiniones ni percepciones de quienes sólo opinan desde sus espacios en medios o a través de las redes socio digitales.

El trabajo periodístico está en su base más elemental: ir a donde está la noticia y no replicar lo que a cada quien nos llega a nuestros teléfonos celulares en forma de fotos, videos o testimonios que ya vienen con un sesgo ideológico.

En hechos como este plantón de Frenaa el valor del periodismo profesional es cuando se vuelve más necesario para informar y no opinar.

Share article:

Permalink:

Add your widget here