Por Andrés A. Solis*

A finales de marzo pasado, antes del encierro obligado por la pandemia, el gobernador de Chihuahua, el panista Javier Corral Jurado se negó a responder preguntas de una reportera de El Diario en plena conferencia de prensa.

De forma grosera Corral Jurado dijo que no estaba obligado a responder preguntas de ese medio en particular y claro, miente.

Luego vino el gobernador de Morena en Puebla, Luis Miguel Barbosa, quien ordenó a su coordinadora de comunicación social que le “rasurara” las preguntas incómodas de medios incómodos en sus conferencias de prensa virtuales.

Obvio Barbosa se equivoca al querer negarse a responder a medios que le resultan molestos.

Ahora no fue un gobernador, pero si su coordinador general de comunicación social.

Jorge Alberto Pérez Zamudio, vocero del gobernador priísta del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, respondió que “no estamos obligados a dar entrevistas”.

La respuesta del funcionario fue para negarse a gestionar una entrevista con Melissa Vargas Camacho, vocal ejecutiva del Consejo Estatal de la Mujer y Bienestar Social.

La petición de entrevista fue el pasado domingo 13 de septiembre, para conocer las acciones que el Gobierno del Estado de México estaba realizando para atender al grupo de mujeres que fueron golpeadas por policías ministeriales luego de un desalojo con violencia de oficinas de la Comisión de Derechos Humanos de Estado de México (Codhem) en el municipio de Ecatepec.

Pérez Zamudio atajó la entrevista diciendo que ya habían emitido un comunicado de prensa y que no estaban obligados a dar entrevistas. Omitió decir que si gestionó una entrevista para un medio radiofónico el 11 de septiembre, con Rodrigo Espeleta Aladro, secretario de Justicia y Derechos Humanos.

Quizá el funcionario olvida que su trabajo es dar información, que esa es la principal responsabilidad de quien ocupa la coordinación de comunicación social del gobierno del Estado de México. Su trabajo no es hablar de lo bonito que es su jefe, sino de informar a la sociedad de manera directa y a través de la prensa, sobre la gestión gubernamental.

El Gobierno del Estado de México no sólo es sujeto obligado de acuerdo con la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública de Estados y Municipios, la propia Coordinación de comunicación social es sujeto obligado.

El vocero del gobernador Del Mazo Maza seguro olvida que la línea editorial de cualquier medio la define cada medio, no la oficina de prensa de gobierno.

Jorge Alberto Pérez Zamudio debe ignorar que un boletín de prensa no es verdad única ni histórica (podría preguntarle a Jesús Murillo Karam).

Pérez Zamudio debe ignorar que las y los periodistas profesionales ven en los boletines de prensa una postura oficial más que información periodística y por eso acudimos a otras fuentes, incluyendo las fuentes oficiales.

Ciertamente ninguna persona tiene la obligación de dar entrevistas a ningún medio o periodista, pero lo que seguro ignora el vocero del gobierno mexiquense es que las personas funcionarias públicas tienen la obligación legal y la responsabilidad política de rendir cuentas de sus actos y eso incluye dar entrevistas a la prensa.

No nos hacen el favor.

Share article:

Permalink:

Add your widget here