Puebla, Puebla.

Por José Manuel Trinidad Corona / @PiwiInfo_Red

Los hoyos provocados por la pésimas condiciones de los pavimentos y concretos han provoca la muerta de motociclistas y automovilistas.

En los últimos años se han intensificado la mala calidad en las que se efectúan las obras de infraestructura carretera en municipios, estado  e incluso el país.

Las malas obras que se contruyeron en las anteriores administraciones gubernamentales ha generado el deterioro pronto de la obras carreteras cuyas inversiones son millonarios, pero con precarios resultados en su materia.

En la actualidad, el 80 % por ciento de las carretera locales de los municipios de encuentran condiciones poco admisibles para transitar; las unidades que transitan por estas, llegan a tener graves problemas en los motores.

Daños por baches

Golpear un bache no solo deja la horrible sensación de sacudida a los usuarios del vehículo, también puede ser un golpe fuerte a su cartera si daña algún elemento importante de éste. Si lamentablemente caíste en uno de estos hoyos, te explicamos algunas consecuencias que podrían tener en cinco lugares de tu auto:

-Llantas: Este es el elemento más obvio pues siempre está en contacto con la calle. Al caer en un bache , los neumáticos pueden poncharse o quedar con una especie de abultamiento, si esto sucede se deberá cambiar de inmediato.

-Suspensión: Esta pieza es fundamental para absorber golpes, sin embargo tiene un límite en su resistencia. Caer en un bache puede generar una desalineación o que se rompa alguna de las partes que componen a la suspensión. Estos daños se pueden notar si el auto no mantiene la línea recta cuando el volante está centrado, con vibraciones inusuales o con un desgaste desigual de los neumáticos.

-Escape: Al estar colocada a lo largo del tren motriz del coche, está pieza está expuesta a los golpes por debajo del auto. Un bache profundo puede hacer que el auto raspe con el pavimento, lo que puede ocasionar un hoyo o abolladura en el escape. Si éste resultó dañado, el auto comenzará a hacer ruidos extraños y podría lanzar gases contaminantes sin control alguno.

– Carrocería: Puede ser el daño menos grave, pero muchos dueños gustan de que sus autos se vean bien. Entre más bajo sea el auto, más probabilidades hay de que los guardafangos o las fascias golpeen el pavimento al caer en un bache dándole un problema a la gente que cuida la estética de su auto.

-Rines: En el mejor de los casos, esta pieza solo resultará raspada y no creará ningún inconveniente. Pero puede suceder que quede abollada, astillada o con grietas perdiendo la forma redonda diseñada para que gire. Esto propicia que la llanta no gire bien o que ni siquiera pueda ser colocada de manera correcta. Un rin abollado puede ser reparado, pero si está fracturado no habrá otra opción más que cambiarlo.

Share article:

Permalink:

Add your widget here