Sufragio efectivo, va reelección. ¿O cómo era? La frase de Francisco I. Madero que sirviese como estandarte para dar inicio a la Revolución Mexicana y acabar con la dictadura de Porfirio Díaz se quedó solamente en los libros de historia.

En la práctica, lo dicho por el prócer de la patria ya no forma parte de la constitución. En 2014 se abrió la puerta para que presidentes municipales, regidores y legisladores locales pudieran aspirar a reelegirse en el cargo. Y la novedad es que este año los 500 diputados federales también lo podrán hacer.

Si bien la reelección estuvo prohibida en nuestro país por 81 años, no fue del todo eliminada. En realidad, fue la reelección sucesiva la que fue descartada, pero la ley permitía a estos funcionarios repetir en el cargo, siempre y cuando se dejara pasar al menos un periodo antes de buscar el hueso nuevamente.

El cinismo, la avaricia y los políticos se conocen bien. Un alcalde puede buscar perpetuarse en el poder sin importarle la calidad de su gestión, los señalamientos y mucho menos la evaluación social. Qué más da si cumplieron lo prometido o si se vieron involucrados en escándalos por desvíos de recursos, nepotismo, o vaya usted a saber qué cosas más. Al final, si dicho funcionario quiere reelegirse, basta la venia partidista para tratar de seguir al frente de su gestión.

Las reglas bajo las cuales se realiza una reelección también dejan mucho que desear. En Cdmx, por ejemplo, ni diputados ni munícipes tienen la obligación de dejar su puesto para competir en estas próximas elecciones. Sí, querido lector, ha leído bien. Estas finísimas personas podrán hacer campaña mientras cobran su sueldo y manejan presupuesto público. ¿Piso parejo, anyone?

En Puebla, el Instituto Electoral del Estado le tiró al menos un poquito más a buscar la igualdad de condiciones, por lo que quienes busquen reelegirse deben renunciar 60 días antes de la jornada electoral.

Mi opinión: la reelección de funcionarios no le viene bien a este país, mucho menos con reglas tan absurdas. Ya suficientes problemas tenemos con los servidores públicos que no sirven. Si durante la primer gestión no hubo resultados fehacientes, concisos y tangibles, la reelección se traduce como una mera lucha por mantenerse en el poder nomás porque sí.

Que no nos quieran engañar con que la reelección permite la continuación de los proyectos ¡cuando jamás han existido verdaderos proyectos!

Dato extra: Los senadores podrán aspirar a la reelección sucesiva en 2024. Hasta ahora, la reelección del titular del ejecutivo federal y estatal no está permitida de ningún modo. ¿Será que en unos años también hablaremos de segundos periodos para presidentes y gobernadores?
Sufragio efectivo… va reelección.

Perdónanos Madero, nos hemos convertido en aquello que juraste destruir.

Share article:

Permalink:

Add your widget here