Los partidos políticos están desesperados y al parecer dispuestos a todo para ganar, obtener votos, posiciones… o ya de pérdida mantener el registro.


Apenas inicia el año electoral pero ya estamos viendo cómo será el tono: aquí ya no importa quién sea el candidato, ni de dónde venga, mucho menos si tiene experiencia y ya ni hablar de la tan necesaria preparación académica.


Es un escenario que definirá la vida o muerte de varios partidos políticos, por lo que, aprendiendo un poco de lo que Morena hizo en 2018 e improvisando otro poco, las instituciones políticas han decidido apostar por actores, cantantes, futbolistas e influencers para ocupar los espacios de las boletas electorales.

Paquita la del Barrio es un ejemplo. La señora de 73 años, quien se reconoce a sí misma como feminista, contenderá por una diputación local en Veracruz desde la plataforma de Movimiento Ciudadano. Cabe mencionar que recientemente la señora reconoció no saber nada de política, pero aseguró que tendrá gente detrás diciéndole que hacer… ¡Bien ahí! Por cierto, ojalá que los asesores de Paquita sean todas mujeres… ¿o se imaginan a la dama recibiendo órdenes de una rata inmunda? ¿O de un animal rastrero?

El partido Redes Sociales Progresistas apostó por Alfredo Adame (sí, la némesis de Carlos Trejo “el Cazafantasmas”) para buscar un espacio en la Cámara de Diputados, quizá para emular el gran trabajo legislativo del actor Sergio Mayer al frente de la Comisión de Cultura o del cantante Ernesto D’alessio como presidente de la Comisión del Deporte.

Y si esto no fuera suficiente, Carlos Villagrán, mejor conocido como “Quico” decidió competir por la gubernatura de Querétaro, a pesar de que muchos de nosotros no lo queríamos por envidioso y por no prestarle sus juguetes al Chavo.

Si si, todos los ciudadanos mexicanos tenemos el derecho fundamental de votar y ser votado, incluidas las estrellas de la farándula. Pero seamos realistas ¿cómo le iría a Querétaro, una de las entidades con mayor potencial económico del país, bajo el liderazgo de un actor cómico de 77 años con secundaria trunca? Que le pregunten a los morelenses cómo les ha ido con un futbolista retirado/actor de medio pelo sentado en Casa Morelos desde 2018, que por cierto tampoco alcanzó a graduarse de la escuela secundaria.

La política en este país ha tocado fondo. Recurre a la fama y posicionamiento de los artistas y ex futbolistas para ganar más votos. Le da la espalda a su militancia, a su historia y le escupe a más de 126 millones de mexicanos.

A México le urge un filtro legal que exija una preparación académica mínima a quien desee participar en cargo de elección popular. Como sociedad no podemos seguir justificando procesos electorales sin propuestas y desesperados, donde se anteponga el posicionamiento mediático sobre la preparación y experiencia.

Lo que me queda claro es que los partidos políticos no logran entender al electorado. Cuando la ciudadanía exige nuevos perfiles dudo que se refiera a quien cantaba en un bar de la zona rosa y gritaba ¡¿Me estás oyendo inútil?!

Share article:

Permalink:

Add your widget here